MASH

MASH

Sabemos que ofrecernos a Dios es la esencia de la adoración y es cuando esto ocurre que no tenemos por qué temer o rendirnos.

 

Queremos unirnos en alabanza de gratitud y presentarnos delante de Dios en espíritu y en verdad.